Como me inicio en los Scouts No sé muy perfectamente cómo iniciar esto… La verdad es que la idea de escribir aquí no me atraía mucho en un principio, pero siempre he sido de las personas que disfrutan contando lo que les pasa por la persona, lo que siente

Como me inicio en los Scouts No sé muy perfectamente cómo iniciar esto… La verdad es que la idea de escribir aquí no me atraía mucho en un principio, pero siempre he sido de las personas que disfrutan contando lo que les pasa por la persona, lo que sienten o lo que les ocurre. Y me ocurre que llevo desde los 6 abriles disfrutando una experiencia que recomiendo con creces. Supongo que esa es la mejor forma de comenzar, ¿no? Contando cómo he llegado hasta aquí. Pues acertadamente, es una cuestión puramente deudo. Mis padres se conocieron en los scouts y cómo no, cuando sus hijos alcanzaron la momento mínima fueron a dar al mismo oficio dónde nació el bienquerencia de sus padres. En existencia cuando yo entré en la en el montón no existía la Colonia, de modo que estuve desde los 6 hasta los 11 abriles en la Manada… La verdad es que memoria aquella época con cariño aunque reconozco que de tantos primaveras, se me hizo pesada. Pero aún así, para mí no serán nunca ni Manolo, ni Ana, ni Ignacio, ni JL, ni Raquel, ni Josemi, ni Aina… Siempre serán Akela, Kaa, Baloo, Hathi, Rashka, Hermano Aburrido o Ikki. Es positivamente hermoso proceder a esa antigüedad en ese maravilloso mundo de inventiva en que no eres más que un lobo danzando por la selva de la mano de tus viejos lobos. Todo parece utópico y todo se hace tan sencillo… Y retentiva con sumo cariño las noches que pasaba tumbada en cualquier rincón del monte escuchando las historias de “El Volumen de las Tierras Vírgenes” que me dejaban anonadada. Y dormirme rendida al caer en el saco, lloriquear por la comida o echar de menos a mamá en cada campamento pero eso sí, al apearse del autobús, no quería retornar a casa… No olvidaré mi promesa de Manada, la ilusión que me hacía… Cómo vivía cada instante cómo en un sueño. O el día que me dieron la Huella de Bagheera, y encima con mis dos mejores amigas, me hacía sentirme tan orgullosa de ello. Verdaderamente creo que todo pibe debería advenir por una experiencia así, en la que aprendes y te diviertes tanto. Sé que igualmente pasé por momentos malos, pero son tantos y tan especiales los buenos, que ahora no los memoria.
Portrait de emmaclaudia
from Mexico, il y a 4 années
Are you sure you want to delete this?
Welcome to Scout.org! We use cookies on this website to enhance your experience.To learn more about our Cookies Policy go here!
By continuing to use our website, you are giving us your consent to use cookies.