The Scout.org website uses "cookies", both internal and from third parties. Cookies are small text files placed on your end user device and help us to distinguish you from other users, to enhance your experience on scout.org. If you continue, we'll assume that you are happy to receive cookies on our website. You can change your browser's cookie settings at any time. To find out more about how we use cookies and how to manage your browser settings read our Cookies Policy.

Project

Despertemos 2012, Tengo Algo que Dar

10th Sep 2013

El segundo encuentro de la iniciativa 2012 Despertemos se denomina TENGO ALGO QUE DAR, un encuentro dividido en 4 fases que tiene por objeto sensibilizar sobre la problemática de la desnutrición crónica, unir sectores para resolver en conjunto esta problemática y acelerar la implementación de herramientas con tal fin. Cabe preguntarse ¿Por qué la desnutrición crónica es el tema central del proyecto? Y la respuesta parece simple pero compleja al mismo tiempo: En Guatemala el 50% de la población sufre desnutrición crónica, como país poseemos la segunda tasa más alta de Latinoamérica y específicamente la localidad de San Juan Atitán, en Huehuetenango es el municipio con el mayor índice de desnutrición crónica a nivel mundial, con más del 97% de los niños desnutridos. Dentro de las cuatro fases en las cuales se divide TENGO ALGO QUE DAR, se inició con el primer viaje al corazón de Guatemala. 6,212 personas participaron el 28 y 29 de abril en la convivencia con familias del interior del país. Desde el inicio el reto fue grande, sin embargo se tuvo la confianza del buen trabajo en equipo y de la energía increíble de tantas personas que se suman voluntariamente a la iniciativa. Para la organización de la actividad se dividieron 3 puntos de salida (Central, Occidente y Oriente), y se organizaron equipos de líderes conformados por: Servidores Cívicos representando al Consejo Nacional de la Juventud, Scouts de Guatemala, representantes de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional, estudiantes de nutrición y nutricionistas.
 
Es acá donde empieza la aventura que podemos relatar dentro del viaje que realizamos. Empezó desde tempranas horas, con una afluencia increíble de personas y poco a poco fueron saliendo los buses con rumbo hacia distintas comunidades; cada participante llevaba el espíritu de servicio hacia los demás y eso facilitó mucho el proceso de acercamiento con las familias.
 
En todo el recorrido y en las visitas, los Scouts pudimos poner en práctica distintas competencias de liderazgo, desde animar a los participantes en los buses, hasta tomar decisiones en nombre de todo el equipo para el buen funcionamiento de la actividad. Inclusive dentro de los grupos se pudo realizar la respectiva fogata, con el toque scout que garantizó una experiencia alegre a la vez que reflexiva para los participantes.
 
Dentro del viaje, cada participante y algunos líderes hicieron lo que cualquier familia hace, desde sembrar el campo, regar el cultivo, hacer las tortillas, caminar para traer agua, etc. Aunque cada quien puede describir lo que significó para él o ella el convivir por un día con una familia que sufre  pobreza, en muchos casos pobreza extrema; lo que sí se puede generalizar es el deseo de apoyar para mejorar la situación en que viven nuestros hermanos guatemaltecos. Y eso es clave para las actividades que siguen. La segunda fase de TENGO ALGO QUE DAR fue la Primer Feria anual de soluciones nutricionales, celebrada el 29, 30 y 31 de mayo, un espacio que reunió durante tres días
a organizaciones y líderes que ya trabajan para resolver la problemática de la desnutrición. Dentro de esta fase despertaron miles de guatemaltecos y guatemaltecas abordando los
 
temas de desnutrición, saneamiento de aguas, la educación, etc.