The Scout.org website uses "cookies", both internal and from third parties. Cookies are small text files placed on your end user device and help us to distinguish you from other users, to enhance your experience on scout.org. If you continue, we'll assume that you are happy to receive cookies on our website. You can change your browser's cookie settings at any time. To find out more about how we use cookies and how to manage your browser settings read our Cookies Policy.

Nouvelles

100 años del Movimiento Scout en Uruguay

1. Jan 2013

El centenario de la llegada de la propuesta Scout también se celebra en Uruguay.

El scoutismo en Uruguay comenzó en 1912, con la fundación de la primera organización scout bajo el patrocinio de Baltasar Brum, quien por entonces era ministro de Instrucción Pública. Para conmemorar este centenario y reafirmar el compromiso de mantener viva la llama de nuestro fundador, desde el Movimiento Scout del Uruguay, se apostó a integrar a todos los grupos e instituciones que de una u otra forma transmiten un estilo de vida basados en la ley y en la promesa scout, convocándolas para idear y planificar la celebración y las actividades del centenario.

El resultado fue memorable . Sin lugar a dudas, lo sucedido el 21 de julio en Montevideo, capital del país, quedará marcado en la memoria de los más de 2.600 niños, jóvenes y adultos que invadieron la explanada del municipio para celebrar con fuerza este especial aniversario de una utopía que, vista desde afuera, parecería imposible de llevar adelante.
El evento contó con el apoyo de varios organismos nacionales que facilitaron el uso de las instalaciones de la Intendencia, de la pantalla gigante del IMPO ubicada frente a ella y el corte de nuestra principal avenida.
El entorno a la explanada municipal se vió colmado de camisas, pañoletas y banderas de distintos colores de scouts que compartieron en torno a varios fogones, danzas, juegos, anécdotas y miradas de complicidad ante lo que estaban viviendo. Sobre la avenida una pantalla gigante pasaba las más de 3000 fotos recolectadas de los grupos scouts sobre actividades compartidas.
Entre todos se armó una flor de lis multicolor y gigante, formada por tapitas plásticas que cada uno recolectó no solo para armar la figura, también como una acción que promueve el cuidado ambiental y la solidaridad, ya que las mismas fueron donadas a una organización de ayuda a animales que maneja el reciclaje como parte de su financiación.
Simultáneamente, en el principal salón del palacio municipal, más de 400 personas, entre scouts de distintas edades, organizaciones sociales y autoridades, asistieron a la renovación de la firma de la carta de fraternidad, en donde las asociaciones y grupos scouts independientes del país, reafirmaron su hermandad basados en sus puntos en común; una Ley, una Promesa y un mismo origen en Baden-Powell.
La primer carta de Fraternidad Scout, data de 2007, cuando con motivo del Centenario Mundial, que marcó el inicio de una serie de actividades que promovieron la integración y hermandad, que hoy hacen a esta realidad y mañana, quizás, las nuevas generaciones cumplan el sueño de muchos: un escultismo amplio, heterogéneo, pero bajo el mismo paraguas de una institución que los organice y fortalezca en la tarea de educar en valores y dejar el mundo mejor que como lo encontraron. Como diferencia y haciendo hincapié en las nuevas generaciones, entre las firmas por el Movimiento se contó a una delegada de la coordinadora rover.
El final de la ceremonia de alguna manera vivió ese espíritu y nos permite vislumbrar ese futuro más cerca, todos los presentes enlazaron sus manos en una ronda gigante, reformularon su promesa scout y entonaron la canción de la despedida, que muy bien reza en una de sus estrofas: “No es más que un hasta luego, no es más que un breve adiós, muy pronto junto al fuego, nos reuniremos”.