The Scout.org website uses "cookies", both internal and from third parties. Cookies are small text files placed on your end user device and help us to distinguish you from other users, to enhance your experience on scout.org. If you continue, we'll assume that you are happy to receive cookies on our website. You can change your browser's cookie settings at any time. To find out more about how we use cookies and how to manage your browser settings read our Cookies Policy.

Proyecto

Atrevete - dale un gol a la paz

26. Jun 2013

El Clásico Capitalino es como se conoce popularmente al encuentro de fútbol que enfrenta a los dos equipos más populares de Honduras: el Motagua y el Olimpia, los dos de la capital Tegucigalpa. Estos dos equipos de la Liga Nacional de Fútbol en Honduras son los más frecuentes ganadores del campeonato, y su rivalidad es la más importante en el país.
Es por mucho el partido más importante del fútbol hondureño ,el clásico o el superclásico hondureño se juega regularmente de 4 a 6 veces al año acaparando la atención entre toda la población a nivel nacional. La rivalidad es también muy marcada en las graderías entre las dos barras bravas, la "Ultra Fiel" (la Ultra) del Olimpia y "Los Revolucionarios" (la Revo) del Motagua, dejando un espectáculo a la vista (canciones animosas, banderas flameantes, camisetas alusivas, entre otros) aunque también se hacen ver por sus enfrentamientos o riñas en las calles, estadio...barrios, inclusive, dejando heridos y muertos para "marcar territorios". Se calcula que solo en la capital existen entre 10 - 12 mil integrantes de barras, la mayoría son jóvenes entre 13,14 y 15 años. 
 
La Asociación Scout de Honduras, a través de un staff de 12 scouts con experiencia en temas relacionados a prevención de violencia juvenil junto al apoyo de Creative, nos juntamos para llevar a cabo durante varios fines de semana los Campamentos diseñados especialmente para los casi 80 líderes de "comandos" de cada una de las barras en edades entre 9 - 21 años, utilizando el método scout con el objetivo de crear fraternidad para lograr espacios de diálogo, como una vía para disminuir las grandes cifras de violencia entre sus enfrentamientos. La actividades incluídas invitaban a cada participante a reflexionar y a cuestionar sus acciones, debatir sobre el deseo de desarrollar habilidades para insertarse en la sociedad como un grupo de jóvenes organizados y apasionados por el deporte, sin abandonar sus estudios, sus familias, sus proyectos de vida. 
 
Teniendo la oportunidad de formar parte del staff que desarrolló este proyecto, como la única mujer y la más pequeña de todos los scouts, me sentí en los zapatos de cada participante, para sentir más de cerca sus realidades, entenderlas, apoyarlos y sobretodo, aceptarlos como son y verlos como seres humanos con enorme potencial para desarrollar plenamente sus vidas y las de su entorno, sin importar su condición social, su vestimenta, su lenguaje, su religión o creencias, sus gustos o  preferencias. Creo que también la sociedad debe poder  estar conformada por personas más tolerantes para crear condiciones y espacios incluyentes. Si estos campamentos hubiesen durado más de 1 fin de semana durante más de 1 mes, con certeza este grupo poblacional pudise ser mejor atendido.  Y sin duda, para ellos, para mi, para vos va ser muy bonito vivir en lugar con libertad, en paz, con respeto.
 
Podemos empezar a marcar la diferencia con lo que tenemos a nuestro alrededor. Ayudar a crear un lugar mejor y más justo para vivir hacen un mundo mejor. Somos scouts, somos mensajeros de la paz.
 
Si querés entender un poco más la realidad que se vive dentro de las barras, te invito a conocer un poco más su historia a través de este documental: http://www.youtube.com/watch?v=L8bR9sQkEBA
 Aquí más abajo te compartimos también, el video de este proyecto.