The Scout.org website uses "cookies", both internal and from third parties. Cookies are small text files placed on your end user device and help us to distinguish you from other users, to enhance your experience on scout.org. If you continue, we'll assume that you are happy to receive cookies on our website. You can change your browser's cookie settings at any time. To find out more about how we use cookies and how to manage your browser settings read our Cookies Policy.

Proyecto

Talleres de Naturaleza en Mensajes de Paz, Jamboree Nacional

1. Feb 2013

Javier Salas, dirigente de la ciudad de Villa Alemana, en la Zona de Valparaíso, bajo diseño de Cristian Flores, dirigente de Santiago, conduce el módulo de Naturaleza en el Jamboree Nacional de Chile. 7300 guías y scouts de 11 a 15 años, junto a sus 1200 animadores adultos, participan a lo largo de 5 días en esta actividad distribuidos entre los 4 temas que se ofrecen: Fauna, Flora, Reciclaje y Energía Solar. Cada mañana llegan a la actividad unos 730 jóvenes quienes se organizan a razón de 180 en cada uno de los temas. A su vez, éstos se distribuyen en 5 talleres de unos 36 a 38 participantes y en cada uno de ellos constituyen equipos de unos 9 integrantes. Un monitor de las secciones mayores de 16 años anima cada equipo y un adulto supervisa cada taller. El proceso se repite en la tarde con otros jóvenes y así durante los días del programa del Jamboree. Unos 150 jóvenes de las secciones mayores de 16 años y adultos animan en forma directa esta actividad, mientras que otros 1800 jóvenes y adultos apoyan de manera indirecta a través de sus diversas funciones de servicio en el Jamboree Nacional.
Rodrigo Flores conduce los talleres de Fauna en los que los jóvenes realizan actividades que les ayudan a identificar aves del área central de Chile, tanto por su plumaje y forma como por su canto o trino. Posteriormente hacen un recorrido por un espacio natural en el que escuchan una historia sobre las aves y van encontrando imágenes de ellas junto a pequeños parlantes que hacen sonar su canto. En muchas ocasiones el sonido atrae a las aves reales para mayor satisfacción de los participantes. El relato ayuda a los jóvenes a reconocer la importancia de la preservación de la fauna nativa, los peligros que la amenazan y la forma de contribuir a su protección.
Pablo Abarzúa y Joaquín Latorre conducen los talleres de Flora. En ellos los jóvenes identifican especies vegetales tanto mediante las imágenes como a través de herbarios que "rescatan" de agentes contaminantes en un juego de inducción. Posteriormente ubican las especies reales en el campo, "fosilizan" sus hojas, y más tarde fabrican "bombas de semillas" mediante barro, arcilla y las semillas de las especies identificadas. Estas bombas quedan para que los jóvenes las utilicen para repoblar con plantas espacios que carecen de ellas. El enfoque del taller ayuda a comprender las formas en que se puede ayudar a preservar la flora nativa y a evitar amenazas tales como la erosión y la contaminación.
Leandro Luna y Lorena Mori conducen los talleres de Reciclaje en que las y los jóvenes utilizan botellas plásticas, envases de cartón y otros elementos de desecho para confeccionar juegos de mesa, estuches para lápices, monederos, billeteras, carpetas para documentos, cantimploras, escobas, adornos y otros artículos que aprovechan lo que muchos consideran basura para transformarla en un nuevo producto de utilidad para los propios jóvenes, sus familias y su comunidad. Mucho del material de desecho fue recopilado tanto por los jóvenes participantes como por los responsables de la animación de estos talleres durante las semanas previas al Jamboree Nacional.
Alberto Varas, bajo diseño del mencionado Javier Salas, conduce los talleres de Energía. En ellos se muestra la forma de considerar el aprovechamiento de energía y evitar su desperdicio a través de un ingenioso juego llamado "balanza energética". Posteriormente las patrullas participantes son invitadas a confeccionar un "aquecedor" es decir, un calentador de agua que aprovecha la energía solar. Para ello utilizan botellas plásticas, envases de cartón y tuberías apropiadas que se ensamblan en un artefacto de un tamaño reducido que puede ser utilizado por la propia patrulla para calentar agua en campamento con propósitos de higiene o de cocina, o para instalar en una vivienda como ayuda a la economía familiar.