The Scout.org website uses "cookies", both internal and from third parties. Cookies are small text files placed on your end user device and help us to distinguish you from other users, to enhance your experience on scout.org. If you continue, we'll assume that you are happy to receive cookies on our website. You can change your browser's cookie settings at any time. To find out more about how we use cookies and how to manage your browser settings read our Cookies Policy.

Proyecto

CEM (Centro Educacional del Menor) – ENCUENTRO

30. Ene 2013

El CEM-Encuentro es un proyecto que surge para cubrir las necesidades de un amplio grupo de menores del barrio con edades comprendidas entre los 10 y los 15 años. Se trata fundamentalmente de menores en riesgo social, con problemas económicos, educacionales y familiares y que acuden al centro derivados por el Grupo Scout Encuentro, por la asistencia social de la Vicaría VII de Cáritas o por la propia Parroquia que, una vez que han entrevistado a los padres, comprueban la necesidad del menor de beneficiarse del proyecto. Una de las características en común que tienen todos los niños que acuden al CEM es la imposibilidad que tienen de estudiar en sus propias casas, ya sea por ausencia de un adulto responsable o por no disponer del espacio adecuado para la realización de las tareas escolares.
 
El trabajo del CEM es realizado por un grupo de 10 voluntarios dirigidos por el cura D. Pablo Nicolás Cuadrado, que coordina a todos los agentes participantes. Además, el CEM es la evolución del Ciber Scout, espacio con ordenadores, creado por el grupo Scout Encuentro tras detectar la misma necesidad de apoyo escolar unos años antes. El CEM busca cubrir la necesidad de apoyo escolar de niños que lo necesitan pero no pueden permitírselo. Todos los agentes participantes creen que la educación es el pilar sobre el que se sostenta el futuro de estos menores; sin una buena educación están condenados a trabajos precarios, incrementando así el gran riesgo ya existente de exclusión laboral y social.
 
Para cubrir dichas necesidades los menores acuden a clases de apoyo escolar 2 horas tres días a la semana, lunes, miércoles y jueves de 17:00h a 19:00h.
Durante la primera media hora los niños reciben una merienda financiada por el CEM, donde se aprovecha para enseñar hábitos alimenticios y buenos modales en la mesa.
La siguiente hora y media hora se aprovecha para trabajar con ellos técnicas de estudio, además de realizar los deberes que se mandan en el colegio. Es primordial que los menores resuelvan todas las dudas académicas que hayan podido surgir en el colegio e interioricen los conocimientos que les han sido enseñadas.
 
Se hace un esfuerzo por trabajar la motivación por el estudio y por reforzar las materias más importantes en cada curso escolar.Se mantienen un contacto periódico con los colegios de los menores para así conseguir la mejor manera de actuar en diferentes casos. Por otro lado, las familias reciben atención de un psicólogo
Además, el ciberscout da soporte a esta actividad, dado que los ordenadores están disponibles para búsqueda en internet de información, realización de trabajos o soporte informático.
 
Los profesores hacen una evaluación del desempeño de los chavales, que se pone en común con los diferentes agentes que participan en la vida del menor, para así poder cubrir sus necesidades educativas de manera satisfactoria. Además, los diferentes grupos participantes se reúnen periódicamente para analizar, evaluar y hacer seguimiento del proyecto.
 
Como medida de apoyo al CEM, los chavales que en él participan (miembros y no miembros del grupo scout Encuentro) pueden participar en la excursión a la nieve y la salida de fin de curso que el grupo organiza, donde se busca el contacto de los menores con la naturaleza, la convivencia entre ellos y la identificación tanto con la identidad acogedora como con el resto de menores.
 
Como puntos fuertes, se podría destacar el hecho de que parte de una iniciativa de Cáritas que la Comunidad Parroquial analiza y asume como propia. Por el contrario, el espacio físico de la parroquia es limitado por lo que el número de menores a los que se puede dar atención se reduce. Este es un punto débil.
 
Dado que el CEM- Encuentro lleva tan poco tiempo en activo, es difícil evaluar un impacto en el entorno. Sin embargo, alguno de los menores que acuden al CEM han mejorado sus calificaciones; por el contrario, muchos tienen aún, un largo camino que recorrer. Tanto los niños como las familias están muy contentos con la iniciativa ya que centros de apoyo escolar de similares características, han ido cerrando sus puertas debido a la falta de apoyo por parte de las administraciones a causa de la crisis económica.