The Scout.org website uses "cookies", both internal and from third parties. Cookies are small text files placed on your end user device and help us to distinguish you from other users, to enhance your experience on scout.org. If you continue, we'll assume that you are happy to receive cookies on our website. You can change your browser's cookie settings at any time. To find out more about how we use cookies and how to manage your browser settings read our Cookies Policy.

Actualizar

 

  • 18. Oct 2013

Ana Frank me inspira por su forma de afrontar las situaciones difíciles. Las esperanzas en la humanidad, el regocijo en la naturaleza, la importancia de forjar el carácter desde temprana edad, el amor a la vida y a dejar un legado con ella, (a trabajar por aquello que perdure aun cuando nosotros ya no estemos), a defender nuestros ideales en tiempos en que todo es puesto en duda, a dejar a un lado la apatía y el conformismo para no esperar ni un tan solo momento para comenzar a mejorar el mundo y que un día el mundo conocerá de nuevo el orden, el reposo y la paz.

Claramente no solamente 1 persona inspira mi vida. Pero en esta ocasión (para el Reto #2 de Mensajeros de la Paz en Scout.org ) quiero compartir lo que me inspira Annelis Marie Frank, la niña que escribió “El diario de Ana Frank”, su diario personal donde le contó al mundo entero, con sus propias reflexiones, lo que estaba pasando en una época donde en algunos rincones del mundo la tolerancia y la convivencia fraterna sin importar credo y raza no se conocían. Aquí comparto algunas frases de ella en su diario:

1. ¡Qué hermosa sería toda la humanidad, si por la noche, antes de dormirse, cada cual evocase cuanto le ocurrió durante el día, y todo lo que hizo, llevando cuenta del bien y del mal en su línea de conducta!

2. Nosotros los jóvenes tenemos que hacer doble esfuerzo para mantener nuestras opiniones, en esta época en que todo idealismo ha sido aplastado y destruido, en que los hombres revelan su lado peor, en que la verdad, el derecho y la fé son puestos en duda.

3. Lo que me asombra es no haber abandonado por completo mis esperanzas, que parecen absurdas e irrealizables. Y, sin embargo, me aferro a ellas a pesar de todo y sigo creyendo en la innata bondad del hombre.